SL Roadster

En ruta: trayecto de ensueño por California, al volante del SL.

SL Roadster

En ruta: trayecto de ensueño por California, al volante del SL.

El Mercedes-Benz SL ostenta rasgos intemporales y una técnica mejorada. Ya es hora de ponerse en marcha y disfrutar del sol: abróchense los cinturones. California, ¡vamos allá!

Rumbo hacia el sol . Con el SL.

Con el techo retráctil no hay nada que temer, por muy amenazadoras que parezcan las nubes que acechan sobre el Pacífico: si es necesario, el SL se transforma de cabrio en coupé en menos de 20 segundos.

Rumbo hacia el sol . Con el SL.

Llama la atención por donde pasa. La carrocería aerodinámica en azul brillante con perfil A-Wing de AMG y splitter frontal en el color del vehículo. Evidencia clara de sus genes deportivos, que se encuentran también bajo la carrocería del SL 500, con el que estamos saliendo del término municipal de Santa Mónica. Su motor V8 biturbo superior aporta un empuje excepcional. La estudiada concepción del tren de rodaje es sinónimo de disfrute en curvas, pero este es un capítulo aparte.

De momento aceleramos con el SL para ponerlo a velocidad de crucero y circulamos por la autopista que bordea el Pacífico. Queremos saber de qué es capaz el nuevo SL.

Mercedes-Benz SL 500: consumo de combustible en el ciclo mixto: X,X l/100 km, emisiones de CO2 en el ciclo mixto: XXX g/km

Nada mejor que cruzar California a cielo descubierto.

La Pacific Coast Highway 1 recorre el litoral del Pacífico, en la soleada California.

Nada mejor que cruzar California a cielo descubierto.

Tenemos por delante la Pacific Coast Highway 1, que ofrece una amplitud generosa y atraviesa un magnífico paisaje. A la izquierda, el Pacífico, que hoy acaricia con suavidad las rocas. Desde Point Mugu, nuestro punto de partida, se divisa la inmensidad del océano. De aquí a Hawái hay casi 4.000 kilómetros en línea recta. A la derecha se ven los escarpados montes de California.

El techo retráctil del SL Roadster se abre y cierra en menos de 20 segundos siempre que es preciso.

Llevamos varios kilómetros por la costa cuando los primeros rayos de sol iluminan el SL. Abrimos el techo retráctil y proseguimos a cielo abierto por la costa del Pacífico, acompañados por el motor V8, que nos recompensa con la sonoridad deportiva del programa de conducción «Sport» de DYNAMIC SELECT. Así la emoción está garantizada.

Todo un caballero.

Todo un caballero.

Ya hemos dejado atrás las primeras millas. Mientras desaparecen las últimas mansiones de Malibú en el retrovisor, gozamos plenamente de la placentera experiencia de conducción descapotable. En este tramo, el SL hace gala de sus modales de caballero: la característica del tren de rodaje puede modificarse a voluntad con los cinco programas de conducción DYNAMIC SELECT, teniendo en cuenta también las particularidades de la calzada. Pasamos al programa «Comfort». El SL aún transmite deportividad, pero aporta un confort sensiblemente superior que en modo «Sport» o «Sport Plus». El tren de rodaje supera sin problemas baches pequeños o medianos, ya que ni la Pacific Coast Highway 1 se salva de ellos.

El motor V8 biturbo varía su característica en función de los distintos programas de conducción. Estos no solo influyen en el tren de rodaje y el motor, sino también en las curvas características del cambio y la dirección. De momento mantenemos el modo «Comfort»: nos encanta la suavidad de marcha del motor.

El SL Roadster azul brillante, con llantas de aleación de 19" en diseño multirradio, se mueve por la Pacific Coast Highway 1 como pez en el agua.
También las salidas de escape en el capó del SL Roadster son testimonio de la fuerza que se esconde bajo él.
El altavoz de agudos Bang & Olufsen® con «Acoustic Lens Technology» ubicado en el tablero de instrumentos es un complemento estético y acústico perfecto para el refinado habitáculo del SL Roadster.
La parrilla erguida del SL recuerda al legendario bólido de competición 300 SL que tomó parte en la carrera Panamericana.

Deportivo, cabrio y roadster: el SL.

El SL Roadster azul brillante circula por la costa del Pacífico con sus llantas de aleación opcionales de 19" en diseño multirradio.

Deportivo, cabrio y roadster: el SL.

Antes de que nos lancemos a la caza de curvas paramos en un aparcamiento para hacer un breve descanso. Es el momento de pasar revista. El SL ha experimentado una reestilización discreta pero eficaz. La singular calandra del radiador y el kit estético AMG incorporado de serie son algunos rasgos distintivos que atraen todas las miradas. Los dos resaltes longitudinales en el capó visualizan los genes deportivos del roadster, que tiene que cumplir unos requisitos muy exigentes: aunar las cualidades de un roadster elegante con las de un dinámico coupé. El habitáculo satisface estas exigencias deportivas y estéticas. Está presidido por un volante deportivo de tres radios de alta calidad y excelente agarre. La velocidad y las revoluciones pueden consultarse en todo momento en el cuadro de instrumentos en diseño de doble tubo.

Las curvas pueden crear adicción.

El Mercedes-Benz SL Roadster azul brillante con las llantas de aleación opcionales en diseño multirradio circulando por la Pacific Coast Highway 1 en California.

Las curvas pueden crear adicción.

Ya está bien de circular con parsimonia. Ahora queremos que el SL corra a sus anchas, siempre que lo permitan los límites de velocidad, y agarramos con firmeza el volante deportivo. La carretera Deer Creek Road es un tramo de muchas curvas con un desnivel de unos 300 metros. Gracias a su sobrealimentación biturbo, el SL la supera con ligereza manteniendo suficientes reservas de potencia para hacer que el conductor quede pegado a su asiento y sonsacarle una sonrisa al trazar las curvas cerradas.

Adaptar el comportamiento de marcha a las preferencias individuales accionando el botón DYNAMIC SELECT en la consola central del SL Roadster.

En nuestro libro de rutas imaginario apuntamos, también, que los elegantes asientos de cuero ofrecen de serie una sujeción lateral sobresaliente. Lo que no incluye el equipamiento de serie, aunque es muy recomendable para suavizar los tramos de curvas, es el tren de rodaje Active Body Control con función de inclinación activa en curvas.

Si se pone el interruptor DYNAMIC SELECT en la posición «Curve», el SL se inclina de forma activa en la curva. Con ello se reducen las fuerzas g sobre los ocupantes y se armoniza el tren de rodaje con un mayor confort. Esto es una ventaja, en vista de los baches que acechan en este último tramo.

Disfrutar sin límites.

La Pacific Coast Highway 1 es más un placer que un desafío para el SL Roadster azul brillante equipado con el tren de rodaje Active Body Control opcional.

Disfrutar sin límites.

Los conductores de un SL ni siquiera saben lo que es la caída en la sobrealimentación, como tampoco conocen las molestas interrupciones al cambiar de marcha. Pasamos a nuestro programa de conducción favorito, «Sport Plus»: en este modo, el cambio automático 9G-TRONIC gana en audacia y pasa de una marcha a otra sin apenas demora. La conjunción de elementos para el disfrute de la conducción se completa con la suspensión mecánica modificada del tren de rodaje en el SL.

Mientras ofrece el confort necesario en la autovía, destaca en el trazado deportivo de curvas por sus amortiguadores de regulación continuada con rigidez deportiva y ofrece una respuesta suficientemente directa al conductor. Es el caso, también, de la dirección en el modo «Sport Plus», que gracias a la asistencia modificada transmite una sensación todavía más directa.

Vuelve la calma a orillas del Pacífico.

Vuelve la calma a orillas del Pacífico.

Las curvas de la Deer Creek Road llegan a su fin. Giramos para entrar en un aparcamiento apartado, con suelo de gravilla. Aquí arriba, por encima del Pacífico, acaba la primera salida con el SL. Es un final acorde con el conjunto. Mientras el sol se esconde tras el horizonte, nos quedan unos instantes para reflexionar sobre las inauditas prestaciones del SL. Puede que haya deportivos más viscerales.

Pero el SL es apasionado, refinado y deportivo. Es un esteta y un atleta al mismo tiempo, y precisamente esto es lo que explica su encanto.

El anochecer en California resalta la silueta intemporal del SL.
El llamativo rostro del SL con faros LED High Performance convence por su singular diseño de luces diurnas y nocturnas al anochecer en California.
El llamativo rostro del SL con faros LED High Performance convence por su singular diseño de luces diurnas y nocturnas.