La Clase G.

El número uno sobre cualquier terreno.

Después de la producción del contenido pueden haberse producido cambios en el producto.

Concepto de vehículo


concepción del vehículo.

Pionero en todos los caminos.

Concepto de vehículo


concepción del vehículo.

Pionero en todos los caminos.

Lo sentimos, su dispositivo no es compatible con esta función.

Lo sentimos, su dispositivo no es compatible con esta función.

Intente girar el dispositivo para activar el modo apaisado. O utilice un dispositivo con mayor resolución.

Comprobado a fondo en el Schöckl.

El lugar en donde la Clase G da sus primeros pasos desde hace más de 37 años. En una pista de pruebas tan excepcional como el vehículo mismo: el Schöckl en Graz.
La Clase G de Mercedes-Benz recorriendo el monte Schöckl junto a la ciudad de Graz, en Estiria.
Cerrar
El vídeo muestra la Clase G de Mercedes-Benz durante la prueba en carretera obligatoria en el monte Schöckl junto a Graz.
Ver de nuevo
Prueba de fuego para cada ejemplar de la Clase G.
5,6 km de terreno extremo. Pendientes de hasta el 100%. Inclinación lateral de hasta 54°. Rocas que sobresalen un metro por encima de la pista. Enormes raíces que surcan el recorrido. Un terreno que acabaría devorando cualquier otro vehículo, con rodadas, piedras, grava y montículos. Así es el monte de 1.445 metros de altura junto a la ciudad de Graz, el Schöckl. La Clase G tiene que superar varios miles de kilómetros en su propia pista de pruebas. Una operación que se repite después de cada mejora introducida. Una vez que los ejes, el bastidor, la carrocería, la cadena cinemática y los grupos de propulsión resisten más que el conductor, se otorga a la Clase G el certificado «probada en el Schöckl y apta para la producción en serie».

Un récord mundial sin inmutarse.

El Mercedes-Benz 300 GD de Gunther Holtorf muestra de forma espectacular la ejemplar aptitud todoterreno de la Clase G.
La imagen muestra el Mercedes-Benz 300 GD de Gunther Holtorf ante las espectaculares cordilleras del Himalaya.
Cerrar
Ahí donde está la Clase G, ahí hay un camino.
Para el Mercedes-Benz 300 GD de Gunther Holtorf, este camino lleva en torno al globo. Más o menos 22 veces, hasta completar casi 900.000 km. Unos 250.000 de ellos fuera de las vías compactadas, como corresponde a un todoterreno. Es decir, en pistas de grava o de superficie ondulada, por barro, sorteando baches o en rutas de alta montaña talladas en roca. Para el tren de rodaje y el chasis, estos esfuerzos son equiparables a los de 2,5 millones de kilómetros en condiciones normales en Europa central. Todo ello con un solo motor. También conservan el estado original la cadena cinemática completa, el cambio y los ejes. Ni el bastidor ni la carrocería muestran huella alguna de fatiga. Con excepción de los muelles reforzados y los amortiguadores para carreteras en mal estado montados en la Clase G con sobrecarga crónica, el vehículo sigue reflejando hasta hoy la versión de serie.
La imagen muestra a Gunther Holtorf con su Mercedes-Benz 300 GD en el Tíbet.
Aquí se necesita una cierta indolencia.
Y una profunda confianza en las aptitudes de la Clase G. Un cambio de aceite cada 5.000 km. Sustituir las piezas de desgaste antes de que sean inservibles. Del resto se ocupa la Clase G con su sereno estoicismo. Incluso cuando tiene que soportar un peso de 3,3 toneladas —500 kilogramos más de la masa máxima autorizada— debido al equipamiento de expedición y de montaña, alimentos, bidones y ruedas de reserva, agentes de servicio, herramientas y recambios. Todo esto no es problema para el motor diésel de 3 litros con 65 kW (88 CV). Es una cuestión de honor que la Clase G resista sin inmutarse todos los desafíos climáticos del planeta, desde el calor despiadado de diversos desiertos o la humedad de las selvas tropicales hasta el frío de los páramos del Ártico.

Competencia todoterreno en estado puro.

El G 350 d Professional de Mercedes-Benz: la opción ideal para todos los que quieren llegar lejos.
La imagen muestra el Mercedes-Benz G 350 d Professional con la pintura especial azul china.
Cerrar
La pintura especial azul china del G 350 d Professional es un homenaje al «Otto» de Gunther Holtorf.

Siguiendo las huellas de Gunther Holtorf: el G 350 d Professional en color azul china.

Disfrutar sin límites.
El G 350 d Professional es Clase G en estado puro. Con todos los genes que hacen que la Clase G sea lo que es. Para el icono entre los modelos todoterreno, esto significa sobre todo máxima capacidad de avance en cualquier situación. Más altura libre sobre el suelo para afrontar las irregularidades del terreno. Neumáticos para todo terreno con excelente tracción, incluso fuera de las vías compactadas. Mayor ángulo de ataque y de salida para afrontar cualquier reto. Más carga útil para conseguir metas más altas. El paquete Professional Offroad incluye numerosos detalles prácticos, desde las rejillas protectoras contra impactos en los faros (como opción también en los intermitentes) o espacio de carga con piso de madera hasta el accesorio más tradicional de la Clase G: el portaequipajes para el techo con escalerilla.
El Mercedes-Benz G 350 d Professional con rejilla de protección contra impactos está preparado para cualquier eventualidad.
Nada de teoría. Solo la práctica cuenta.
Desde el comienzo, los atributos más destacados de la Clase G han sido su enorme funcionalidad y su idoneidad práctica. Concebida para trabajar sobre los terrenos más duros imaginables, este modelo convence por su fiabilidad, robustez y una aptitud para todo terreno casi ilimitada, en todo momento. La Clase G es un acompañante imprescindible para aplicaciones militares, organizaciones de asistencia humanitaria, la industria y los servicios municipales.

La alta sociedad llega a la ciudad.

La Clase G muestra ya sobre el asfalto de lo que es capaz en terrenos sin pavimentar.
El Mercedes-AMG G 63 se encuentra en su terreno en las avenidas de las grandes metrópolis.
Cerrar
Gran estatura. Prestaciones superiores.
El despliegue de potencia del Mercedes-AMG G 63 es impresionante. Con dos turbocompresores e intercooler, desarrolla un extraordinario par de 760 Nm, capaz de catapultarlo a una categoría superior. Para controlar tanta potencia se necesita el cambio AMG SPEEDSHIFT PLUS 7G-TRONIC con levas de cambio en el volante. Una capacidad de avance impresionante con la banda sonora perfecta, orquestada por el sistema de escape deportivo AMG. Si se busca más potencia, más par y más fuerza en carretera puede recurrirse al Mercedes-AMG G 65 con su motor V12 biturbo de altas prestaciones. 1.000 Nm y 463 kW (630 CV) hacen de este súper-G uno de los vehículos todoterreno de serie más potentes del mundo.
El Mercedes-AMG G 63 convence en cualquier situación con su potente motor V8 biturbo.
Se hace respetar. Y escuchar.
Parece un todoterreno. Se conduce como un todoterreno. Suena como un superdeportivo. La inconfundible sonoridad V8 forma parte del equipamiento de serie del G 500. Esto se debe a su motor V8 biturbo de 4,0 litros con un desarrollo impresionante de la potencia y una sonoridad única. Sus virtudes se potencian en el Mercedes-AMG G 63. El acreditado motor AMG V8 biturbo de 5,5 litros y el sistema de escape deportivo AMG del G 63 generan la penetrante sonoridad típica de AMG, que se expresa también ópticamente en los dos embellecedores cromados en la salida doble de escape a cada lado del vehículo. Solo un modelo es capaz de ofrecer más: el Mercedes-AMG G 65 con su potente motor V12 biturbo rompe barreras y define un nuevo nivel de referencia en la categoría reina de la construcción de motores.
El sistema de escape deportivo AMG del Mercedes-AMG G 63 destaca también a la vista con sus dos embellecedores cromados en la salida doble de escape a cada lado.
El Mercedes-AMG G 63 se encuentra en su terreno en las avenidas de las grandes metrópolis.
Ver de nuevo

Un porte imponente. Máximo confort.

Si toma usted asiento en la Clase G, no solamente asume un nivel más alto que el de otros usuarios de la vía. Ocupa uno de los lugares más exclusivos para conocer las metrópolis de este mundo.
El Mercedes-AMG G 63 se encuentra a sus anchas en las urbes más exclusivas del planeta.
Cerrar
Una estrella delante. Cinco detrás.
Un ambiente exclusivo es aquel que no tiene que compartir con nadie más. Rodeado solamente de los materiales más selectos, con un acabado artesanal y el máximo nivel de confort. Si envuelve con su mano la palanca selectora con el escudo «AMG» grabado, la exclusividad se convierte en altas prestaciones.
La posición elevada del asiento en el Mercedes-AMG 63 le permite disfrutar de una visión excelente.
Perspectiva incluida.
La visión omnidireccional perfecta resultante de la posición elevada del asiento en la Clase G y la interacción de los sistemas más innovadores de seguridad y asistencia a la conducción son únicas en su género. Para circular fuera de las vías compactadas, la Clase G no precisa más que su potente motor, algo de altura libre sobre el suelo y sus diferenciales. Sobre el asfalto se comporta al menos con la misma solvencia gracias a Mercedes-Benz Intelligent Drive. La posición alta del asiento asegura buenas sensaciones en todas las rutas. El conductor de la Clase G no pierde nunca de vista la ruta, ni el control. Tanto si circula sobre gravilla como sobre barro o sobre asfalto.
La imagen muestra el exclusivo ambiente de la Clase G de Mercedes-Benz.

En su elemento.

Solvente en cualquier situación. Las prestaciones de la Clase G no dejan lugar a dudas.
El Mercedes-AMG G 63 circulando por su entorno natural, la jungla urbana.
Cerrar
Un nuevo nivel de confort.
La Clase G no tiene que adaptarse a nada ni a nadie. Salvo al piso sobre el que circula. La nueva generación del ESP® vela por un incremento de la estabilidad de marcha y la seguridad. La versión perfeccionada del ASR y el ABS optimiza la tracción y acorta la distancia de frenado. La amortiguación regulable (equipamiento opcional, sólo para el G 500) permite disfrutar de un comportamiento dinámico mucho más ágil en carretera en el modo «Sport» y reduce el ángulo de balanceo en curvas típico de los vehículos todoterreno. Extraordinario confort, que alcanza un nuevo nivel en combinación con el sistema electrónico de tracción 4ETS.
La imagen muestra la palanca selectora de la Clase G con el escudo «AMG» grabado.
Amortiguación regulable en la Clase G de Mercedes-Benz

El G 500 se distingue por su comportamiento de marcha más ágil, fruto de la amortiguación regulable opcional.

Una sujeción segura.

El asidero por encima de la guantera es una reminiscencia de los más de 37 años de la Clase G, y una ayuda práctica al circular por terrenos difíciles.
El asidero en la Clase G de Mercedes-Benz es un detalle característico con utilidad práctica.
Cerrar
Las teclas para los bloqueos de diferencial constituyen un elemento central en la Clase G de Mercedes-Benz.

Un detalle destacado funcional y estético: el bloqueo del diferencial, situado sobre la consola central.

El asidero por encima de la guantera es un componente tradicional de la Clase G de Mercedes-Benz.

No pensamos en suprimirlo: el práctico asidero forma parte de todos los ejemplares de la Clase G desde 1979.

Un modelo clásico de los pies a la cabeza.
Hay pocos rasgos de validez tan perenne como las llamativas esquinas y las apreciadas aristas de la Clase G. A esto se suman pequeños detalles que contribuyen a hacer de este modelo clásico un vehículo singular. Las manillas de las puertas exigen una mano segura y difieren conscientemente de los elementos de diseño montados en algunos vehículos modernos. Los pasadores de seguro en las puertas, sencillos y casi ya clásicos, confirman con un sonido inconfundible el encastre del pestillo al accionar el cierre centralizado. Este tono transmite una acogedora sensación de seguridad a bordo de la Clase G. Como ha venido siendo a lo largo de más de 37 años.
Los clásicos pasadores de seguro en las puertas de la Clase G de Mercedes-Benz armonizan con el porte llamativo del clásico entre los todoterreno.

Contra corriente.

Formas erguidas, esquinas y aristas, superficies amplias y planas. La Clase G hace gala de carácter desde hace más de 37 años, resistiéndose a los imperativos de la moda.
La Clase G de Mercedes-Benz permanece fiel a su diseño desde hace más de 37 años.
Cerrar
Las líneas de diseño de la Clase G de Mercedes-Benz se conservan casi invariadas desde hace más de 37 años.
Ver de nuevo
El Mercedes-AMG G 63 comparte estos llamativos intermitentes en los guardabarros con todos los demás modelos de la Clase G.

Anacronismo elegante: los llamativos intermitentes de la Clase G.

El Mercedes-AMG G 63 comparte las características manillas de las puertas con todos los demás modelos de la Clase G.

La Clase G permanece fiel a sí misma. Incluso en la llamativa manilla de la puerta.

Sólo es fiel a sí mismo quien nunca deja de evolucionar.

Desde la Plaza de la Ópera hasta el chalé en las montañas: la Clase G no conoce límites. También es casi ilimitada la variedad de los equipos designo manufaktur.
La imagen muestra el Mercedes-AMG G 63 con la exclusiva pintura azul Mauricio metalizado de la designo manufaktur.
Cerrar
La imagen muestra el Mercedes-AMG G 63 con la exclusiva pintura designo verde amarillo magno de la designo manufaktur.

Aún más singular: dos de las nuevas pinturas especiales designo manufaktur.

El arte de los valores internos.
designo manufaktur ofrece una selección exclusiva de tapizados de cuero fino. La oferta se extiende desde el cuero designo marrón ecuestre hasta los acabados en color beige seda y azul océano. El color de las costuras de adorno armoniza a la perfección con estas tonalidades. Una oferta muy especial es el acabado interior designo bicolor que cubre los asientos, el tablero de instrumentos y el volante, entre otros elementos. El resultado es un habitáculo perfectamente elegante y armonioso, que puede usted personalizar hasta el último detalle.
Para configurar un habitáculo perfectamente elegante y armonioso: el interior bicolor designo manufaktur del Mercedes-AMG G 63.
El Mercedes-AMG G 63 de color designo azul Mauricio metalizado con paquete Night hace ostentación de vigor y armonía.

Vigor y armonía. El paquete Night hace de la Clase G la reina de la noche.

Herencia


Herencia.

Todo un carácter desde 1979. Conozca la singular historia de la Clase G de Mercedes-Benz.

Herencia


Herencia.

Todo un carácter desde 1979. Conozca la singular historia de la Clase G de Mercedes-Benz.

La Clase G de Mercedes-Benz no ha experimentado cambios relevantes en los 36 años de la historia de este modelo.
Ver de nuevo

Más sobre la historia de la Clase G:

profundice en la fascinante historia de la Clase G y conozca mejor la sugestiva interacción entre tradición e innovación.


Más sobre la historia de la Clase G:

profundice en la fascinante historia de la Clase G y conozca mejor la sugestiva interacción entre tradición e innovación.

Conocer la historia


Una leyenda hace historia.

La Clase G actual está disponible desde el año 1979. Este modelo acredita de forma impresionante la relevancia que tiene la tradición para Mercedes-Benz. Rememore la historia de la Clase G en fotografías.

Conocer la historia


Una leyenda hace historia.

La Clase G actual está disponible desde el año 1979. Este modelo acredita de forma impresionante la relevancia que tiene la tradición para Mercedes-Benz. Rememore la historia de la Clase G en fotografías.

Un superdotado en la playa: el Mercedes-Benz 240 GD Cabrio.
Un superdotado en la playa: el Mercedes-Benz 240 GD Cabrio.

La Clase G: un vehículo todoterreno con multitud de rostros.

Playa, campo, río: el modelo G es capaz de superar muchos obstáculos. A lo largo de sus 38 años, la Clase G de Mercedes-Benz se ha acreditado como el superdotado entre los vehículos todoterreno sin necesidad de renunciar a su aspecto anguloso.

El proceso de desarrollo comienza en el año 1972. El proyecto denominado «Haflinger II» tiene como fin desarrollar un vehículo con tracción integral para usos civiles y militares en cooperación con la empresa austriaca Steyr-Puch. En 1979 da comienzo oficialmente la producción del modelo G.

La Clase G de Mercedes-Benz está disponible con dos y con cuatro puertas, en versión corta y larga, como cabrio y como Station.

Debut de la Clase G en primavera de 1979.

La Clase G actual está disponible desde el año 1979. Este modelo acredita de forma impresionante la relevancia de la tradición para Mercedes-Benz. Junto con la innovación, pues los vehículos han evolucionado y reflejan siempre el estado actual de la técnica.

El Papa Juan Pablo II utiliza ya en el año 1980 un 230 G como papamóvil.

Un ejemplar de la Clase G para el Papa: el «papamóvil».

Durante su primera visita a Alemania en el año 1980, el Papa Juan Pablo II utiliza un 230 G para sus desplazamientos, incrementando de ese modo la popularidad del vehículo todoterreno entre un público muy numeroso.

La cúpula de plexiglás protegía al Santo Padre del viento y la lluvia. Al mismo tiempo, no lo ocultaba a la vista de los fieles. El modelo G de color blanco contaba con protección balística y asideros. De ese modo, el Papa podía desplazarse confortablemente y resguardado y saludar a los asistentes a las ceremonias religiosas.

Jacky Ickx gana en 1983 el legendario rali París-Dakar al volante de un Mercedes-Benz 280 GE.

Triunfo en el rali París-Dakar 1983.

El modelo G conquista asimismo galardones deportivos. Jacky Ickx y su acompañante, el actor Claude Brasseur, ganan en 1983 el rali París-Dakar al volante de un 280 GE.

El G 400 CDI con remolque para barcos es emblemático para la nueva serie W 463 de la Clase G de Mercedes-Benz, que combina funcionalidad y lujo.

Combinación de máxima idoneidad para todo terreno y lujo: la serie 463.

Con la serie 463 del año 1989, Mercedes-Benz posiciona su todoterreno también en el segmento de lujo. Los modelos disponen de tracción integral permanente, lo que permite implementar un sistema ABS desconectable.

Pero el segmento de lujo no es una excepción. La Clase G ha dejado de ser una mera bestia de carga para convertirse en un confortable vehículo con tracción a las cuatro ruedas. El escueto equipamiento interior ha sido sustituido por un ambiente más confortable, con un abanico de equipos opcionales de variedad creciente.

La manufactura de Graz


Cada Clase G es un ejemplar único. La manufactura de Graz.

La Clase G se fabrica a mano desde hace más de 35 años en nuestra manufactura en la ciudad austriaca de Graz. Hasta la fecha ha salido de la planta más de un cuarto de millón de ejemplares.

La manufactura de Graz


Cada Clase G es un ejemplar único. La manufactura de Graz.

La Clase G se fabrica a mano desde hace más de 35 años en nuestra manufactura en la ciudad austriaca de Graz. Hasta la fecha ha salido de la planta más de un cuarto de millón de ejemplares.

La Clase G de Mercedes-Benz se suelda a mano en la manufactura de Graz.

Para fabricar el bastidor de travesaños de la Clase G es necesario realizar unos 5.000 puntos de soldadura.

En la manufactura de Graz se une la carrocería con el motor de la Clase G.

En la manufactura de Graz se ensambla el tren de rodaje con el motor.

Montaje de la cadena cinemática de la Clase G de Mercedes-Benz en la manufactura de Graz.

Montaje de la cadena cinemática de la Clase G en la manufactura de Graz.

La carrocería básica de la Clase G se prepara en la manufactura de Graz para la aplicación de las diversas capas de pintura.

Antes de proceder al pintado se suprimen todos los restos de suciedad y óxido.

Después de la imprimación por inmersión cataforética se prepara la carrocería de la Clase G para los siguientes pasos.

La carrocería de la Clase G después de la imprimación por inmersión cataforética.

Un mecánico chapista corrige hasta la última irregularidad en cada ejemplar de la Clase G antes del pintado en la manufactura de Graz.

Un mecánico chapista corrige hasta la última irregularidad antes del pintado.

Los focos del túnel permiten descubrir hasta el último defecto en la pintura y en la carrocería de la Clase G antes de su entrega al cliente.

Todos los vehículos se controlan exhaustivamente bajo los focos para descubrir posibles defectos.

Antes del control de acabado bajo los focos del túnel y de la entrega del vehículo al cliente se pule la pintura metalizada de la Clase G.

Antes del control de acabado se pule cada Clase G para conseguir un acabado brillante.

Como es natural, cualquier deficiencia detectada y marcada en el túnel de control de acabado se elimina antes de la entrega de la Clase G al cliente.

Bajo los focos del túnel es posible apreciar hasta la más mínima irregularidad.

Todos los ejemplares de la Clase G de Mercedes-Benz se fabrican a mano en Graz a partir de unas 3.000 piezas individuales.

Al cabo de más de 100 horas de trabajo, la Clase G puede salir de la manufactura.

La gran variedad de modelos de la Clase G exige, también en nuestros días, una producción manual en una única línea de montaje. Por ello, mecánicos experimentados seleccionan entre más de 10.000 piezas las 3.000 que necesitan para ir dando forma con el máximo esmero a cada nuevo ejemplar de la Clase G. Al cabo de más de cien horas de trabajo de especialistas —prácticamente el triple del tiempo que requiere un vehículo de producción industrial—, la Clase G está lista para abandonar su lugar de origen.

Tour de G


Tour de G: en la Clase G hasta el fin del mundo.

En el año 1988, Gunther Holtorf se puso en marcha en su Mercedes-Benz 300 GD con motor diésel de 3 litros y 65 kW (88 CV) para hacer historia recorriendo uno tras otro todos los continentes. Viajó por 215 países, regiones y territorios y completó un periplo de casi 900.000 kilómetros con el mismo motor. Récord mundial.

Tour de G


Tour de G: en la Clase G hasta el fin del mundo.

En el año 1988, Gunther Holtorf se puso en marcha en su Mercedes-Benz 300 GD con motor diésel de 3 litros y 65 kW (88 CV) para hacer historia recorriendo uno tras otro todos los continentes. Viajó por 215 países, regiones y territorios y completó un periplo de casi 900.000 kilómetros con el mismo motor. Récord mundial.

Bajo condiciones especialmente duras.

Gunther Holtorf recorre con su Mercedes-Benz 300 GD la meseta tibetana, caracterizada por sus templos budistas y el macizo del Himalaya.
Gunther Holtorf demuestra en Tanzania la profundidad de vadeo de la Clase G con su Mercedes-Benz 300 GD.
El Mercedes-Benz Clase G «Otto» rodeado de camiones peligrosamente sobrecargados en India.
El Mercedes-Benz 300 GD —en la foto en un contenedor para transporte marítimo— fue el primer vehículo privado extranjero que circuló por Jamaica.
Gunther Holtorf ante su Mercedes-Benz 300 GD en el salar de Uyuni en Bolivia en el año 1997.
El Mercedes-Benz 300 GD «Otto» en Tanzania.

Bajo condiciones especialmente duras.

Como corresponde al carácter de este vehículo, el 300 GD de Mercedes-Benz recorrió 250.000 de los casi 900.000 kilómetros de su ruta fuera de las vías compactadas.

Como corresponde al carácter de este vehículo, el 300 GD de Mercedes-Benz recorrió 250.000 de los casi 900.000 kilómetros de su ruta fuera de las vías compactadas.

Pistas de grava o de superficie ondulada, barro, baches o rutas de alta montaña talladas sobre roca. El tren de rodaje y el chasis soportaron durante la vuelta al mundo esfuerzos equiparables a los de 2,5 millones de kilómetros en condiciones normales en Europa central.
¿Quiere seguir el ejemplo de Gunther Holtorf abandonando las vías habituales para explorar el planeta y experimentar la fascinación y la perfección de Mercedes-Benz?

MERCEDES-BENZ INTELLIGENT DRIVE


Mercedes-Benz Intelligent Drive.

Confort estimulante y seguridad ejemplar.

MERCEDES-BENZ INTELLIGENT DRIVE


Mercedes-Benz Intelligent Drive.

Confort estimulante y seguridad ejemplar.

Su Clase G le facilita la conducción, especialmente en situaciones de estrés como las horas punta, durante viajes nocturnos o al circular por carreteras desconocidas. Esto se debe a un concepto inherente a todos nuestros vehículos que hace cualquier desplazamiento en un Mercedes más seguro, y lo convierte en una vivencia muy especial: Mercedes-Benz Intelligent Drive. Al fin y al cabo, el tiempo que pasa al volante es su tiempo. Tiempo para relajarse. Tiempo para reponer fuerzas. Queremos que pueda llegar a su destino con toda seguridad, pero también relajado.

Piloto automático de distancia DISTRONIC.

El innovador sistema de asistencia ayuda al conductor a observar una distancia segura respecto al vehículo precedente, facilitando así su trabajo en largos recorridos y al seguir al vehículo delantero en retenciones.

Este sistema advierte con señales ópticas si la distancia respecto al vehículo precedente es insuficiente, y con señales acústicas si existe peligro de colisión. Al aproximarse a un vehículo que circula a menor velocidad, el sistema contribuye a mantener la distancia adecuada mediante intervenciones en el motor, los frenos o el cambio.

Una central de mando para los más exigentes.

Navegación, teléfono, audio, vídeo o Internet: con el sistema de manejo visualizado COMAND Online tiene todo el mundo multimedia al alcance de la vista y de la mano. El manejo es sencillo e intuitivo.

El equipo de navegación por disco duro con representación topográfica realista tiene en cuenta informaciones actuales sobre el tráfico. En combinación con un móvil compatible es posible hacer uso durante la marcha de Mercedes-Benz Apps como la búsqueda de destinos especiales, la información meteorológica o la radio por Internet.

Hace más seguro aparcar y desaparcar el vehículo.

Al maniobrar, la ayuda electrónica para aparcar utiliza el principio del ecosondeo para supervisar las zonas delantera y trasera del vehículo y advierte al conductor si existe peligro de colisión.

A partir de señales de ultrasonidos, la unidad electrónica de control calcula la distancia entre el vehículo y el obstáculo. En cuanto se detecta un obstáculo dentro de las zonas mencionadas, se activan en primer lugar los testigos ópticos, a continuación las advertencias acústicas.

Control de ángulo muerto.

El control de ángulo muerto hace uso de sensores de radar de corto alcance. Si el sistema reconoce un vehículo en el «ángulo muerto», se muestra un triángulo rojo en el retrovisor exterior para informar al conductor.

Los vehículos registrados en maniobra de adelantamiento se muestran al entrar en la zona de supervisión: aproximadamente unos 3,5 metros en sentido lateral a partir del montante B a ambos lados y unos 3 m por detrás de la zaga del vehículo. El sistema está en orden de funcionamiento en la gama de velocidad de 30 a 250 km/h.

Tecnología todoterreno


Tecnologías todoterreno.

La Clase G se siente a sus anchas fuera de las vías compactadas. No hay nada que pueda detenerla. Su estabilidad, su altura libre sobre el suelo y su concepción robusta son legendarias.

Tecnología todoterreno


Tecnologías todoterreno.

La Clase G se siente a sus anchas fuera de las vías compactadas. No hay nada que pueda detenerla. Su estabilidad, su altura libre sobre el suelo y su concepción robusta son legendarias.

Apto para cualquier terreno.

Tres bloqueos de diferencial con una acción del 100%: el único sistema de asistencia fuera del asfalto.

La base de todos los modelos de la Clase G es el bastidor de travesaños rígido a la torsión fabricado con chapas de acero.

Bastidor de travesaños

La imagen muestra las teclas para los tres bloqueos de diferencial con una acción de bloqueo del 100% de la Clase G.

Bloqueos de diferencial

El componente más importante: la espina dorsal.

No se somete a las fuerzas de flexión: la Clase G con bastidor de travesaños formado por chapas de acero de 3-4 mm de espesor.

Una dosis de fuerza adicional a golpe de botón.

Desmultiplicación para todo terreno, que asegura una transmisión ideal del par motor.

La fotografía muestra un primer plano del interruptor Low-Range en la Clase G de Mercedes-Benz.

Interruptor Low-Range

Aptitud todoterreno


Aptitud todoterreno.

La Clase G no precisa carreteras. Se abre siempre camino. Su territorio comienza ahí donde otros tienen que arrojar la toalla.

Aptitud todoterreno


Aptitud todoterreno.

La Clase G no precisa carreteras. Se abre siempre camino. Su territorio comienza ahí donde otros tienen que arrojar la toalla.

Mercedes-AMG


Mercedes-AMG.

Fuerza concentrada. En una envoltura atractiva. Para sentir toda la fascinación de la Driving Performance.

Mercedes-AMG


Mercedes-AMG.

Fuerza concentrada. En una envoltura atractiva. Para sentir toda la fascinación de la Driving Performance.

  • Mercedes-AMG G 63

    La imagen muestra el extravagante diseño exterior del Mercedes-AMG G 63.

    La fuerza concentrada del Mercedes-AMG G 63 encuentra su expresión adecuada en el diseño AMG. Exclusividad y extravagancia permiten percibir en el habitáculo las prestaciones del todoterreno de alto rendimiento. Un vehículo todoterreno impresionante, que destaca con una fuerza enorme y detalles armonizados con precisión. Encontrarán más detalles sobre Mercedes-AMG en el apartado Personalizar el vehículo.

    En

    5,4 s

    de 0 a 100 km/h

    Motor AMG V8 biturbo de 5,5 litros

    420 kW

    (571 CV)

  • Mercedes-AMG G 65

    La imagen muestra el exclusivo diseño del Mercedes-AMG G 65.

    El Mercedes-AMG G 65 es el todoterreno de altas prestaciones de la serie de modelos Clase G. Su motor de doce cilindros garantiza una fuerza de propulsión casi ilimitada, tanto en carretera como fuera del asfalto. El extravagante diseño típico de AMG, sus impresionantes prestaciones y detalles escogidos en el habitáculo son los distintivos de este multitalento y garantizan un ambiente exclusivo siempre, y en cualquier terreno. Encontrarán más detalles sobre Mercedes-AMG en el apartado Personalizar el vehículo.

    En

    5,3 s

    de 0 a 100 km/h

    Motor AMG V12 biturbo de 6,0 litros

    463 kW

    (630 CV)

Fotos y películas


Fotos y películas.

Fotos y películas


Fotos y películas.

La legendaria silueta de la Clase G de Mercedes-Benz ha permanecido casi invariada desde el año 1979.
La enorme altura libre sobre el suelo y los voluminosos neumáticos del Mercedes-Benz G 500 4x4² atraen las miradas, en carretera y fuera de ella.
El tapizado de cuero bicolor designo porcelana/negro con costuras de adorno en porcelana acentúa la individualidad de los modelos Mercedes-AMG.
Mercedes-Benz Clase G: modelo especial Mercedes-Maybach G 650 Landaulet
«Otto», el Mercedes-Benz 300 GD color azul china de Gunther Holtorf, posando ante las espectaculares cumbres del Himalaya.
La imagen muestra la Clase G de Mercedes-Benz durante el obligatorio recorrido de prueba en el monte Schöckl en la ciudad de Graz, en Estiria.
El paquete cromático Aliengreen para los modelos Mercedes-AMG es tan espectacular como los vehículos mismos.
El Mercedes-AMG G 63 6x6 puede superar cualquier reto topográfico con sus seis ruedas, el motor V8 biturbo de 400 kW de potencia y un tren de rodaje de propiedades superiores.
El Mercedes-AMG G 63 6x6 puede superar cualquier reto topográfico con sus seis ruedas, el motor V8 biturbo de 400 kW de potencia y un tren de rodaje de propiedades superiores.
Ver de nuevo
En su terreno. En carretera y campo a través. El G 500 4x4² de Mercedes-Benz domina con su simple presencia.
En su terreno. En carretera y campo a través. El G 500 4x42 de Mercedes-Benz expresa dominio con su simple presencia.
Ver de nuevo